AgrandarReducirReiniciar
cabecera01_05.jpg
cabecera02_05.jpg
Blog
miércoles, 29/03/17

¿Quién está en línea?

Sindicación

Recibe las novedades de SLOW ENERGY

Introduce tu email:

enlázanos enlaza "SLOW ENERGY"

PATROCINADORES del
Manual para que dejes
de tirar energía

 

AGRUPACIONES AMIGAS
de Slow Energy

 

COMUNCIACIÓN
MEDIOS Y REDES

 

Advertisement
PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 1
MaloBueno 
Artículos - Economía
Escrito por Unicef   
domingo, 07 de septiembre de 2008

Image

Los cada vez más populares vehículos todoterreno se han convertido en un problema ambiental y de seguridad en el tráfico. El Gobierno Italiano y el Ayuntamiento de Roma decidieron hace unos años gravar con impuestos especiales a estos vehículos (en el caso de Roma con 1.000 € más al año) por contaminantes, por consumir mucho y por ocupar mucho más espacio del necesario.

 

PARADOJAS DEL CONSUMO Y LA OSTENTACIÓN

 

En el caso de Roma se optó por triplicar los impuestos para los 4x4 respecto a lo que pagaría un coche medio. En la ciudad de Tiber, agobiada por el tráfico y la contaminación, su consumo y su tamaño no son bien vistos. En París, dentro de una particular cruzada en toda Francia contra estos coches, no van permiten circular a los todoterreno grandes los días de más contaminación; se estima que no pueden transitar unos 60 días al año. En Londres se cobra un peaje de unos 8,00 € a todos los coches que entran en el centro de los ciudad, sólo las motocicletas y los coches eléctricos no pagan.

No deja de ser un contrasentido del mundo rico que coches grandes, caros, con consumos muy elevados y con emisiones contaminantes entre un 30% y un 75% más altas que los automóviles normales se pongan de moda en medio de la crisis de los precios petróleo, los atascos generalizados, la amenaza del cambio climático y la búsqueda de energías limpias.

La publicidad de estos vehículos nos vende la vuelta a la naturaleza, pero en realidad son una amenaza para ella a escala local y global. Además, según un estudio realizado en EEUU afirma que sólo el 5% de estos vehículos han circulado alguna vez fuera de las carreteras, que es su supuesta utilidad.

Ni siquiera son especialmente seguros para sus ocupantes: pueden salir bien parados de un choque frontal, pero tienen más del doble de posibilidades de volcar, y los fallecimientos en caso de vuelco son tres veces más que en un turismo medio. Los propios conductores y conductoras de los todoterreno se sienten “más fuertes” o “más poderosos”, lo que hace que reduzcan la atención o su sensación de peligro al conducir.

Estos vehículos se convierten a su vez en un peligro para los conductores y ocupantes de coches más pequeños y para los peatones, que tienen muchas menos posibilidades de sobrevivir a un atropello (cinco veces menos, según un estudio que comparaba dos modelos concretos de 4x4 y turismo).

Coches grandes para personas que quieren sentirse poderosas (y que no salen al campo). Automóviles potentes, casi pequeños camiones, que ponen en peligro a sus ocupantes y a otras personas. Vehículos que consumen y contaminan de forma desmedida en medio de la crisis de los carburantes y el cambio climático. ¿Estupendos todoterreno ó 4x4 insolidarios? Desde un punto de vista mediambiental y humano, los conductores de este tipo de vehículos tienen una deuda para quienes no los utilizan, al igual que los conductores de turismos están en deuda para los que han optado por el transporte público, ir a pie o en bicicleta.

 

Vía: UNICEF

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.23 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
paisaje_07.jpg