AgrandarReducirReiniciar
cabecera01_05.jpg
cabecera02_08.jpg
Blog
sábado, 25/03/17

¿Quién está en línea?

Hay 1 invitado en línea

Sindicación

Recibe las novedades de SLOW ENERGY

Introduce tu email:

enlázanos enlaza "SLOW ENERGY"

PATROCINADORES del
Manual para que dejes
de tirar energía

 

AGRUPACIONES AMIGAS
de Slow Energy

 

COMUNCIACIÓN
MEDIOS Y REDES

 

Advertisement
PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 2
MaloBueno 
Artículos - SOStenibilidad
Escrito por Alex Fernández Muerza   
lunes, 21 de julio de 2008

Diversas acciones permiten un consumo más económico y ecológico del agua, el papel higiénico o la energía en el baño

Image

Cada español consume de media al día 150 litros de agua, de los que buena parte se destinan al baño (entre el 60 y el 75%, según el Ministerio de Medio Ambiente). Mediante una serie de hábitos y sistemas eficientes se pueden reducir de manera importante estas cantidades. Y cuidar aspectos como el uso del papel higiénico, la iluminación y climatización del baño o evitar verter por el desagüe sustancias tóxicas también ayudará a proteger el medio ambiente.

 

IR AL BAÑO DE MANERA ECOLÓGICA

 

Medidas para ahorrar agua

El agua, además de ser un elemento cada vez más escaso y valioso, requiere un gasto energético que también impacta en el medio ambiente: cada metro cúbico consumido provoca la emisión a la atmósfera de un mínimo de 175 gramos de CO2 (25 gramos en la captación, 25 en la distribución y 125 gramos en la evacuación y depuración).

Una forma de reducir este problema es utilizar de forma más eficiente este recurso en el baño: algunos expertos afirman que se puede llegar a reducir su uso en el aseo personal hasta en un 30%, y hasta en un 70% en el inodoro, sin perder el confort y de forma sencilla.

Image

Para empezar, sustituir el baño por la ducha no mermará la higiene personal y ahorrará entre cuatro y seis veces la cantidad de agua necesaria para llenar una bañera. Asimismo, no es recomendable ducharse muy a menudo, ya que un lavado excesivo disminuye la capacidad de autodefensa de la piel.

La forma de ducharse también contribuye a ahorrar agua. No hay que caer en el error de que, como la ducha gasta menos que la bañera, se puede permanecer durante un tiempo muy prolongado: cinco minutos son suficientes para una correcta higiene. A la hora de enjabonarse, cerrar el grifo también ahorrará agua. Por su parte, conviene utilizar de forma racional y reducir en lo posible el uso los jabones, champús, acondicionadores o geles, cuyos productos perjudican el medio ambiente.

El agua de la ducha también se puede reutilizar, como explica el autor del blog Altermundista, que se ha propuesto llevar a la práctica diversas medidas para reducir su consumo de agua hasta la mitad de la media española. Para ello, guarda en una garrafa el agua que se deja correr, y que generalmente se suele desaprovechar, hasta que sale caliente (entre dos y tres litros) y la reutiliza en las tareas de limpieza. Además, con un cazo, recoge el agua usada en la ducha para llenar la cisterna del inodoro. Hay quienes incluso proponen métodos más espartanos, como la ducha de barco, que supone tener abierto el grifo del agua sólo dos minutos.

La temperatura también es importante, porque cuanta más alta sea, más energía habrá que consumir. Por ello, mantener el agua entre 30 y 35º es más que suficiente para lograr una sensación de comodidad.

Los mandos de la ducha, al igual que el resto de grifos del baño, son otro elemento que hay que tener en cuenta. Los más eficientes son los termostáticos, aunque los monomandos resultan también una buena opción frente a los bimandos.

Asimismo, otros elementos tecnológicos, como perlizadores, interruptores de caudal, rociadores de bajo consumo, sensores de movimiento, sistemas de reutilización de aguas grises o de reciclado de agua de lluvia también pueden lograr importantes ahorros de agua. Y por supuesto, evitar toda clase de fugas o goteos: una gota por segundo se convierte en 30 litros al día.

Image

En el grifo del lavabo también se pueden aplicar algunos criterios específicos. Por ejemplo, al cepillarse los dientes, utilizar sólo el agua para enjuagarse al principio y al final mediante un vaso. En el afeitado, una maquinilla eléctrica puede consumir menos energía que el afeitado manual, dependiendo del tiempo que se deje correr el agua caliente del grifo (afeitarse durante tres minutos sin cerrar el grifo gasta 18 litros). Y en el aseo personal, reducir en lo posible el uso del jabón, utilizándolo lo justo (lavarse las manos un minuto con el grifo abierto gasta seis litros).

 

Usar bien el inodoro y la energía

En el inodoro también se puede ahorrar agua. Los dispositivos de doble descarga permiten discernir su consumo: el botón para evacuar la orina gasta tres litros de agua, mientras que con el otro botón se vaciarán los nueve litros del depósito. Y siempre se puede introducir una botella llena de agua en el depósito, así se evita descargar un volumen equivalente a su capacidad cada vez que se accione la bomba. Asimismo, algunos modelos con cisternas de menos capacidad ofrecen resultados de limpieza similares.

Image

Por otra parte, no hay que tirar al retrete ningún producto ni residuo, como colillas, compresas, algodones, medicinas, objetos, etc. Además de correr el riesgo de atascarlo, al hacerlo se liberan elementos contaminantes. Por ejemplo, un estudio realizado en la Universidad de Cornell ha detectado que cantidades significativas de sustancias químicas tóxicas provenientes de las viviendas persisten en el medio ambiente al terminar en los sedimentos de las aguas residuales.

En cuanto al papel higiénico, es recomendable evitar los coloreados o los de un blanco intenso, porque requieren más sustancias químicas para lograr ese aspecto y, por tanto, más esfuerzo para su tratamiento una vez eliminados. Del mismo modo, ubicar el rollo para que el papel salga desde arriba ahorrará una cantidad importante.

Por otra parte, conviene utilizar papel producido con materiales ecológicos y reciclados, ya que contribuye a reducir la tala de árboles y un gran ahorro de energía y emisiones de CO2. No obstante, conseguirlo es una tarea muy difícil, a juzgar por un informe de la asociación WWF/Adena. Sus responsables afirman que la mayoría de estos productos de higiene están hechos con fibras vírgenes y no recicladas.

El uso de la energía en el baño también se puede reducir de diversas formas. Por ejemplo, mediante bombillas de bajo consumo siempre que sea posible, sensores de movimiento para apagar o encender la luz, o dispositivos de control de voltaje para atenuar la intensidad de la misma. En cuanto a la climatización del baño, al igual que el resto de la casa, se pueden encontrar en el mercado sistemas que economizan el consumo energético.

 

Sanitarios ecológicos y solidarios

Los urinarios públicos también pueden contribuir al ahorro de agua. Por ejemplo, la Expo de Zaragoza cuenta con unos modelos que funcionan sin agua ni productos químicos, y fabricados con materiales reciclables.

Asimismo, diversos modelos de "sanitarios ecológicos" permiten solucionar los problemas de saneamiento de muchas poblaciones rurales y sectores urbanos desfavorecidos. Tal es el caso de una acción llevada a cabo por las ONG Oxfam Internacional y CENCA en la localidad peruana de Pisco, afectada el año pasado por un terremoto que ocasionó más de 500 muertes y la destrucción de miles de hogares.

 

Vía: CONSUMER EROSKI

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.23 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
paisaje_11.jpg