AgrandarReducirReiniciar
cabecera01_08.jpg
cabecera02_11.jpg
Blog
lunes, 01/05/17

¿Quién está en línea?

Hay 1 invitado en línea

Sindicación

Recibe las novedades de SLOW ENERGY

Introduce tu email:

enlázanos enlaza "SLOW ENERGY"

PATROCINADORES del
Manual para que dejes
de tirar energía

 

AGRUPACIONES AMIGAS
de Slow Energy

 

COMUNCIACIÓN
MEDIOS Y REDES

 

Advertisement
PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 3
MaloBueno 
Opinión - Energía
Escrito por Fernando González Urbaneja   
martes, 15 de julio de 2008

Image

Para ahorrar energía sólo se requiere querer hacerlo y poner los medios para ello, mezcla de pedagogía y de obligaciones. Al Gobierno le corresponde la parte última: poner los medios, predicar e imponer. Pero para eso hace falta resistir los grupos de interés, poner en evidencia a los que les va bien consumir sin reparar en ello. Al Gobierno le toca liderar.

 

 

INTERESES DETRÁS DE LA CORTINA

 

Las diferencias recientes del ministro de la cosa con el presidente del Congreso, a cuenta de la temperatura de la Cámara, no es irrelevante. El uso inteligente del calor y el frío en edificios públicos y privados significa un pico. Como lo significa el correcto mantenimiento de equipos, de calderas a bombillas. A quien construye le interesa hacerlo al menor coste, la eficiencia energética es cosa del siguiente, al que toca pagar luego. Por eso imponer esa eficiencia y describirla con detalle significa compromisos futuros de consumo. La multiplicación de calderas individuales en los edificios verticales en vez de calderas centrales mejor mantenidas y más eficientes (con contadores individuales para discriminar consumos) no es irrelevante. ¡Y qué decir de los electrodomésticos! o del transporte que es donde más petróleo se quema.

La búsqueda de eficiencia energética no significa una mera opción individual, hay más elementos en juego. La discriminación fiscal por eficiencia energética tiene sentido, para que desincentive algunas decisiones y corregir externalidades. Para animar un círculo virtuoso con premios y castigos que identifiquen intereses en juego, que pueden ser legítimos aunque inconvenientes al común. Resistir esos intereses, hacer frente a los lobbys es lo que distingue un gobierno de verdad de otro de cartón piedra. El ministro de Industria apuntó bien con la propuesta de 24º como temperatura recomendable, pero es sólo el principio del inicio de una campaña que en España no se ha planteado en serio. Algo de lo que se habla (bla, bla bla...) desde la primera crisis energética -en los 70-, pero que apenas se ha movido. España es uno de los países más ineficientes energéticamente y de los más dependientes. Es decir roto sobre rasgado. Pues eso, hilo y aguja.

 

Vía: ABC.es

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.23 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
paisaje_10.jpg