AgrandarReducirReiniciar
cabecera01_03.jpg
cabecera02_07.jpg
Blog
viernes, 24/03/17

¿Quién está en línea?

Hay 1 invitado en línea

Sindicación

Recibe las novedades de SLOW ENERGY

Introduce tu email:

enlázanos enlaza "SLOW ENERGY"

PATROCINADORES del
Manual para que dejes
de tirar energía

 

AGRUPACIONES AMIGAS
de Slow Energy

 

COMUNCIACIÓN
MEDIOS Y REDES

 

Advertisement
PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 6
MaloBueno 
Opinión - Energía
Escrito por R. Romar   
lunes, 23 de junio de 2008

Image

La tecnología permitirá la diversificación de los recursos, que será clave para cubrir las necesidades de la población.

 

NINGUNA ENERGÍA TENDRÁ LA HEGEMONÍA EN EL FUTURO

 

Los siglos XVIII y XIX marcaron la era del carbón como recurso energético; el XX, la del petróleo, y el gas natural gana protagonismo en la primera década del siglo XXI. Los tres son combustibles fósiles que abastecen más del 90% de las necesidades energéticas del planeta. Su tiranía es absoluta, pero tiene los días contados: los yacimientos son limitados y las dos últimas fuentes, de mantenerse la producción actual y de no encontrarse nuevas reservas, podrían agotarse a mediados de siglo. ¿Cuál será entonces la energía del siglo XXI? Ninguna. La diversificación será la clave para mantener las necesidades de la población, pero ninguna, según los expertos, tendrá un peso hegemónico. En esta diversidad se abren camino las renovables y las que aportarán las nuevas tecnologías y vectores energéticos como el hidrógeno. El futuro es suyo, complementado con otras alternativas como la fusión nuclear, aunque todavía habrá que esperar hasta que se asiente.

 

EL HIDRÓGENO Y LAS PILAS DE COMBUSTIBLE

Es la única alternativa capaz de hacer frente a la dependencia del petróleo en el sector del transporte. Empresas como Honda, Renault y Nissan ya han presentado coches movidos por pilas de hidrógeno y la UE calcula que en el 2020 circularán por las carreteras europeas nueve millones de vehículos movidos por este gas. Sin embargo, para su despegue aún habrá que esperar un poco más. La tecnología que hará posible la revolución del hidrógeno, que también se utilizará para abastecer las necesidades de calefacción y electricidad, son las pilas de combustible, un dispositivo electroquímico que combina la reacción del hidrógeno con el oxígeno para producir energía y como residuo final, solo aporta vapor de agua. Es una alternativa limpia.

  • Inconvenientes. El hidrógeno no es una fuente de energía, no se encuentra por sí sola, sino formando moléculas con otros elementos como el agua o los hidrocarburos. Es un vector energético, lo que significa que hay que producirlo y, para ello se debe utilizar energía. Se puede obtener a partir del reformado de gas natural, del que procede el 96% del hidrógeno actual, lo que conlleva un producto de peor calidad y contaminante, aunque menos. Luego está la electrolisis, que consiste en utilizar una corriente eléctrica para disociar el oxígeno y el hidrógeno. Esta última técnica es más cara, pero más limpia, ya que se puede obtener a través de la energía eólica o solar. El reto pasa por aumentar la eficiencia y durabilidad de las pilas de combustible y diseñar sistemas de almacenaje y distribución. El hidrógeno se puede almacenar, y ello es su gran ventaja, pero hará falta desarrollar más tecnología para conseguirlo.?

 

CAPTURA DE CO2

  • Ventajas. Si el CO2 que emiten las centrales térmicas de carbón o las de ciclo combinado de gas natural pudiera capturarse y almacenarse de forma segura en el subsuelo terrestre y marino, el problema de las emisiones de efecto invernadero generadas por la quema de estos combustibles fósiles quedaría solucionado. Como las reservas de carbón aún son abundantes y repartidas por todo el mundo, sería la solución ideal. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático cree que si se desarrolla esta tecnología podría recogerse hasta un 90% del CO2 mundial.

  • Inconvenientes. Es una tecnología cara, que necesita probarse, con riesgo de fugas y que tardará en estar disponible. Los expertos calculan que hacia el 2020 podría empezar a aplicarse. En España se pondrá en marcha una planta experimental en León el próximo año. También se han barajado zonas que puedan servir para el almacenamiento de carbono, ninguna en Galicia.

 

FUSIÓN NUCLEAR

Reproducir en la tierra el proceso de fusión nuclear que se produce en el interior del Sol de forma natural liberando una gran cantidad de energía. Este es el objetivo del proyecto Iter, que la comunidad internacional ha puesto en marcha con una planta experimental en Cadarache (Francia). A diferencia de la fisión nuclear, es segura y no genera residuos peligrosos de alta intensidad.

  • Inconvenientes. Falta por demostrar que es posible conseguir el objetivo, lo que a pequeña escala sí se ha logrado, y, sobre todo, que es rentable, lo que será siempre y cuando la energía que se introduzca para lograr la fusión sea menor que la que se consiga. Habrá que esperar hasta el 2030, quizás algo antes, para que empiecen a funcionar las primeras plantas comerciales de fusión nuclear.

 

Por otro lado, tanto el gas natural, incluso si se sintetiza para producir diésel, como el biogás de los vertederos son un buen complemento para reducir el impacto energético del transporte. Sin embargo, es más un complemento que una alternativa.

 

Vía: LA VOZ DE GALICIA.es

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.23 Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >
paisaje_05.jpg